El auge de la cocina fusión

26-09-2018 | Noticias

[vc_row][vc_column][vc_column_text css_animation=»fadeIn»]Vivimos en un mundo global y cada vez más interconectado. Por ello la innovación en el sector de la gastronomía está a la orden del día. Los comensales quieren probar cosas nuevas por lo que la cocina tradicional y autóctona se queda atrás en el sentido de la innovación, no obstante no quiere decir que este tipo de cocina haya fracasado ni mucho menos, porque absolutamente todo el mundo siente gran admiración y respeto por los sabores tradicionales. Pero sí pensamos en la innovación, la cocina fusión está cada vez más en tendencia.

En términos literales, la cocina fusión es un concepto gastronómico que hace referencia a estilos culinarios en los que se entremezclan recetas, técnicas e ingredientes de culturas diferentes en un mismo plato.

La cocina fusión no es un invento moderno. Debemos buscar sus orígenes siglos atrás, en la histórica mezcla de culturas y tradiciones donde unas culturas fueron absorbiendo de otras diferentes conocimientos que fueron incorporando al suyo propio. Existen decenas de misturas culinarias que nos cuentan historias sorprendentes.

Lo cierto es que no existen reglas absolutas a la hora de aventurarse en la cocina fusión. Lo que cuenta es la fantasía, la creatividad y el buen gusto de quien cocina. El placer reside justamente en unir aromas y sabores de distintas procedencias, conservando como base nuestras tradiciones culinarias.

Los cocineros que usan la fusión en sus recetas tienen un objetivo claro: agradar al paladar del comensal y sorprenderlo. Lo importante es juntar sabores que no se perjudiquen entre sí, sino que se complementen, que sean acordes y se enriquezcan. Un ejemplo: adicionar frutas como la piña a la carne de cerdo o de aves logra una rica combinación. Del mismo modo, mezclar puré de papas con wasabi o jengibre tendrá un resultado final muy rico, así como la tradicional bandeja paisa seguiría siendo un plato delicioso aunque se le cambiara el aguacate por guacamole, o si se sustituyera el huevo frito por uno cocinado o de codorniz.

Y no se trata solo de juntar los ingredientes; el modo como se “monta” el plato (término para describir la presentación del mismo), el gramaje (la cantidad de cada ingrediente), la altura de los mismos, el volumen y el contraste de colores entre sus partes, tienen la misión de seducir inicialmente a nivel visual.

En resumen, la fusión no es nueva, y sus posibilidades y variedades son muchas. Tantas como culturas hay en el mundo. Por ello, ¡en la variedad está el sabor![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]

Más noticias

Share This